Mediter, nueve años de historia y evolución

Agosto 2017

Son ya nueve exitosos años de historia con los que cuenta la empresa Mediter, parte del equipo del Sanatorio Julio Méndez y cuya evolución repasamos en compañía de Braian Yampolsky, director médico.
Era el año 2008 cuando nacía la empresa Mediter con Diego Peña como presidente y Braian Yampolsky como director médico dentro del Sanatorio Julio Méndez en la provincia de Buenos Aires, Argentina. Por aquel entonces esta nació como una empresa familiar y una estructura que no sobrepasaba los 20 empleados y mil estudios por mes. Sin embargo, fue gracias al arduo trabajo que hoy día la empresa no para de crecer, logrando realizar un promedio de siete mil estudios mensuales en total de prestaciones y contando con un equipo multidisciplinario y una superficie de trabajo extensa para ofrecer el mejor servicio posible a sus pacientes.
“Dentro del ADN de la empresa estuvo siempre la necesidad de incorporarse e integrarse a lo que es el sanatorio” explica Yampolsky, “ que no nos vean como una estructura externa sino como parte de lo mismo”. Es así entonces como hace nueve años Mediter contaba con no mucho más que un par de equipos básicos, cosa que con el tiempo fue evolucionando, logrando que la empresa adquiriera un poco más de prestigio y lugar, hasta el punto en el que Mediter ganase un contrato de mamografía, tomografía y eco, lo cual a su vez llevó a una gran inversión y reconstrucción de toda el área de imágenes del sanatorio en 2015, llegando al día de hoy en el que, de un par de equipos simples, la empresa ha pasado a contar con un tomógrafo de 16 cortes Phillips, tres equipos de ecografía, dos resonadores, entre otros, logrando así una estructura mucho mayor de trabajo diario, pudiendo abarcar agendas de 24 horas en algunos de sus servicios y cubrir guardias sanatoriales, pacientes internados y ambulatorios del sanatorio y cumpliendo así la prioridad número uno de la empresa.
Según palabras de Yampolsky, “de 2015 hasta ahora el crecimiento fue abrumador”, cosa que ha llevado a un montón de cambios, el repensado de estrategias, modificar la contratación de los médicos y eventualmente llegar a conformar un staff médico presente capaz de, día a día, resolver las inquietudes de los pacientes en cualquiera de los servicios ofrecidos por el sanatorio. “Tenemos un staff en formación con ya unos siete u ocho médicos en relación de dependencia en los diferentes servicios”, afirma Yampolsky, un número que viene creciendo gracias al alto nivel de equipamiento y tecnología con el que cuenta la empresa, otorgando así un ambiente de trabajo nada menos que ideal.
Y los cambios siguen viniendo: Hoy día Mediter se encuentra instalando el sistema de gestión FLOW, prometiendo gerenciar desde ahí todo el proceso de trabajo, no sólo administrativo sino también médico y técnico desde que el paciente termina su admisión, logrando así mejores resultados organizacionales y optimizando los procesos de manera que el tiempo de sus profesionales sea aprovechado al máximo.
Así mismo, el área de ecografía del Sanatorio Julio Méndez está actualmente en proceso de ampliación, incorporando 180 metros cuadrados más al servicio dentro del predio del sanatorio, entre los cuales se contará una nueva sala de espera, cuatro consultorios de ecografía y una reestructuración total del espacio de trabajo, llegando incluso a incorporar un quinto ecógrafo que trabaje exclusivamente con el área de cardiología y, de esta manera, mejorando la experiencia tanto del paciente como del personal médico.
En nueve años de historia Mediter ha pasado a convertirse en una empresa consolidada, capaz de hacer del área de diagnóstico por imágenes del Sanatorio Julio Méndez un ejemplo a seguir para el resto de la Argentina y otorgando a sus usuarios la mejor calidad posible al momento del diagnóstico, examinación y prevención.