Tomografía Computada de Haz Cónico (Cone Beam CT)

Noviembre 2017

Aplicaciones en imágenes médicas y técnicas de tomografía computada 3D. Entrevista a los doctores Catalá y Salmerón, durante el CADI 2017.

Revista Diagnóstico entrevistó a los médicos españoles especialistas en radiodiagnóstico, Dr. Jorge Salmerón Pintos (Instituto de Resonancia Magnética Dra. C.R. Guirado en Barcelona) y Dr. Jordi Catala March de la misma institución, acerca de la modalidad “Cone Beam” en Tomografía Computada (CBCT): qué es, para qué se aplica, los beneficios que trae y sus usos generales.

“En el Instituto desarrollamos toda las modalidades de imágenes: ecografía, radiología, tomografía, resonancia y los servicios distribuidos e integrados digitalizados. A una de las técnicas que hemos apostado es a la técnica “Cone Beam” en Tomografía Computada porque nos parece que es una técnica novedosa e interesante respecto a tres temas principales:

• La Resolución Espacial que posee

• La Baja Dosis con la que se realiza los estudios

• La escasez de Artefactos en las imágenes, que demanda su uso

“Esta técnica nos permite solucionar problemas diagnóstico que hasta ahora, con la resonancia magnética, nos era muy difícil resolver. Por ejemplo, en las prótesis de osteosíntesis de rodillas donde existen muchos artefactos metálicos, o en las rodillas operadas por meniscos o cartílagos, donde siempre aparecen artefactos magnéticos en las imágenes, que nos limitan a la hora de realizar un estudio de resonancia, y aportan poco por la baja resolución de la imagen. Estos dos ejemplos, en estas aplicaciones, son muy importantes a la hora de evaluar la técnica Cone Beam CT”, explica el Dr. Jordi Catala March.

“En cuanto a los componentes y dimensiones del equipamiento, señala que “es una máquina que no tiene grandes exigencias de espacios, ni grandes requerimientos de energía eléctrica (se reduce notoriamente el consumo y se alimenta con tensión monofásica), además no necesita tampoco mucho mantenimientos, como en la TAC o RM, y es silencioso, reduciendo la ansiedad en el paciente. Entonces nos encontramos con una máquina accesible por el espacio de instalación, de costo razonable, de bajos costos operativos y sin grandes aparatajes como requerimientos, para el beneficio de la calidad de imagen, que permite obtener”, concluyó.

El Dr. Jorge Salmerón Pintos es especialista en Imágenes de Otorrinolaringología y considera que estamos ante “...un cambio de paradigma en relación a las enfermedades de oído y de nariz. No sólo por la resolución espacial que dispone esta técnica sino que la reducción de dosis ha bajado a niveles inimaginables hace unos años atrás”.

“Hace 25 años que vengo estudiando casos en esta área de la medicina y ahora descubro detalles anatómicos – con esta nueva técnica “Cone Beam” - que sólo había reconocido cuando era estudiante de anatomía y, ahora, además, realizo diagnósticos con gran facilidad, sin tener que imaginar que es lo que estaba pasando. Hay algo – prosigue Salmerón – que es la base de esta nueva técnica, es que detectamos pequeños detalles que resultan la clave de una determinada enfermedad. Entonces si comparo la TAC o Tomografía Computada Multidetector con el Tomógrafo Computado de Haz Cónico (Cone Beam CT), siempre encuentro alguna ventaja comparada en cada uno de los exámenes”, comenta Salmerón.

“Tengo pacientes de nariz y oído que les había realizado una TAC buscando una determinada patología y luego realicé el estudio de CBCT y pude ubicar el problema en la imagen que se confirmó quirúrgicamente. Esto me alentó a seguir investigando en esta técnica” afirma el Dr. Salmerón Pintos.

“El ligero artefacto que hace el barrido del “Cone Beam” no me obstaculiza ver detrás de prótesis metálicas, materiales quirúrgicos, drenajes de diverso tipo y el detalle anatómico que hay detrás. Creo que están ahí las dos grandes ventajas, que son la Baja Dosis y la mejora en la Resolución Espacial de la imagen, que redundan en un mejor y eficaz diagnóstico. En Barcelona el primer equipo se instaló en el mes de Enero del año pasado. Las dosis son más bajas, por las dimensiones del equipo no es necesario la rotación de la camilla, no hace ruidos. Todo esto para los estudios en pediatría es fantástico” enfatiza Salmerón.

“Vuelvo a remarcar que es una unidad muy liviana y que usa poco espacio, es bastante ecológica en relación al bajo consumo eléctrico que tiene. Pero como toda novedad hay un período de adaptación al cambio, ciertas resistencias en los comienzos. El radiólogo debe adaptarse a nuevas modalidades: los grises y los blancos no son como los que ya conocen, existe una curva de aprendizaje necesaria y lógica de parte del técnico especialista” señala el Dr. Jordi Catala March.

“En cuanto a las áreas músculo esqueléticas (“traumatología y ortopedia”) y otorrinolaringología que son las especialidades, donde hicimos las experiencias con el Dr. Catala no cabe duda que hay más beneficios que inconvenientes” define el Dr. Salmerón.

“Quienes manejan los equipos de TAC y RM, y realizan los estudios con esta nueva técnica “Cone Beam CT” nos dicen que ha mejorado mucho el diagnóstico, con esta modalidad. Nuestros compañeros radiólogos, al comienzo, tenían identificada a esta técnica de imágenes, sólo para el área de imágenes Maxilofaciales (mandíbulas, maxilar, implantes). Pero poco a poco se han dado cuenta que se abren muy buenas posibilidades en estas otras áreas médicas. En España este año se instalaron dos equipos más aparte del que ya mencionamos. Cabe destacar que en nuestra institución ya hemos realizado solo este año, de 4.000 exámenes sólo de oído y nariz con esta nueva técnica” relata el Dr. Salmerón confirmando los beneficios del “Cone Beam”.

Al finalizar la charla ambos especialistas destacan el nivel científico, interés y amplitud de los temas que se abordan en el CADI 2017, donde concurren por primera vez. Ya están en el último día y luego de esta entrevista se dirigen a una de las salas con gran concurrencia para dar una conferencia sobre “Aplicaciones en Otorrinolaringología del Cone Beam CT”, a cargo del Dr. Salmerón.

La ficha técnica:

El producto fue presentado por GEMED en el CADI 2017 por primera vez en Argentina, y es diseñado y fabricado de la empresa italiana NewTom, inventora de la técnica “Cone Beam” para aplicaciones dentales, hace 20 años.

La tecnología “Cone Beam” utiliza un tubo de rayos X de baja potencia (dosis más baja que la TAC o Multislice, similar a un mamógrafo, con un punto focal que permite resoluciones más altas que el TC Multislice. Otra diferencia es la cantidad de detectores (por ejemplo en la TAC, 16 cortes) frente a un panel o detector digital cuadrado que es iluminado por un haz cónico generando, con un detector y un tubo que giran en forma lenta 360 grados, la emisión de rayos pulsada no continua en cada uno de los grados de ese giro. Se forma un cilindro volumétrico de información, y se obtienen imágenes no por cortes sino por volúmenes en áreas médicas como otorrinolaringología, maxilofacial, traumatología y ortopedia (musculo esquelético). Es un Tomógrafo 3D de alta resolución de haz cónico (CBCT) que es especial y superador en las áreas nombradas por llegar hasta una resolución de 100 micrones. Incluso puede realizarse estudios pos-quirúrgico a un paciente que tenga una prótesis metálica. Por este motivo que este estudio se realiza mucho en el área de la ortopedia. Los traumatólogos podrán beneficiarse al poder observar en 3D lo que antes sólo podían hacerlo con una placa normal en 2D. Esta tecnología de NewTom que tiene 20 años fue aplicada primero en radiología dental. Ahora comienzan a incorporar esta técnica las especialidades médicas no-odontológicas. Es una novedad en el mercado que trae más alta resolución, baja dosis, costo operativo bajo y estudios específicos en distintas áreas.