La RM funcional, una herramienta útil para eltratamiento de lesiones tumorales cerebrales

Noviembre 2017

En entrevista con Diagnóstico Journal Paula Zungri, médica staff del servicio de neuroimágenes de la Clínica DIM nos explica la técnica de resonancia magnética funcional y sus usos para el diagnóstico y mapeo cerebral. 

La resonancia magnética funcional es una técnica en la que se hace un mapeo cerebral, estudiando la activación cortical del cerebro en áreas estimuladas, la cual sirve para dar información anatómica y estructural al igual que los métodos convencionales y además da información funcional, biológica y metabólica, explica Paula Zungri, médica especialista en el servicio de neuroimágenes de Clínica DIM, quien agrega que esta técnica cuenta con mayor resolución espacial y temporal que técnicas como el PET y el SPECT, aparte de ser no invasiva. 

A su vez, existe también una modalidad que sería la técnica Bold que es aquella en la que se basa la resonancia funcional. Zungri nos explica que dicha técnica consiste en la oxigenación nivel dependiente. Se trataría de una herramienta que permite obtener datos y mapeo de un área cerebral estimulada y activada a través de paradigmas, los cuales pueden ser motores, sensitivos y cognitivos.

Una vez activada determinada área del cerebro esta generará vasodilatación, la cual servirá de herramienta para atraer al flujo sanguíneo, el cual a su vez trae consigo oxígeno y es así como, utilizando la técnica Bold, los especialistas serán capaces de medir el consumo de oxígeno y flujos sanguíneos en un espacio específico del cerebro. 

“Ese oxígeno lo que hace es barrer la desoxihemoglobina que estaba presente en esa área, la desoxihemoglobina es la que le da la señal en la resonancia magnética a la técnica Bold, como llega el oxígeno, la desoxihemoglobina se barre, disminuye con la llegada del flujo sanguíneo y eso lo que genera, al ser una sustancia paramagnética, es la alteración en el campo magnético” relata Zungri. Dicho estudio consiste en cuatro partes: La primera que va por el diseño de paradigmas, un conjunto de estímulos que se arman para estimular diferentes áreas como pueden serlo la motora, la visual, auditiva, sensitiva, del lenguaje… Posteriormente vendrá la adquisición de la información, el postprocesamiento de las imágenes y el análisis de los mapas paramétricos. Para esto se necesita un equipo altamente capacitado, el cual ha de contar con biólogos - encargados de la formación o diseño de los paradigmas y el postprocesamiento de las imágenes - técnicos capacitados para la realización del estudio y médicos formados en diagnóstico por imágenes para la interpretación de los resultados.

Zungri destaca que este tipo de estudios necesitan realizarse en resonadores de alto campo, de 1,5 a 3 Tesla. En el caso de Clínica DIM, donde trabaja Paula Zungri, cuentan con este tipo de resonadores, siendo el 3 Tesla su última adquisición, un resonador de alto campo 100% digital con mejor calidad de imagen, garantizando un menor tiempo de adquisición de los estudios.

Explica a su vez que con la resonancia funcional se pueden estudiar lesiones tumorales cerebrales, para las cuales el neurólogo y el neurocirujano necesitan planificar el abordaje quirúrgico. De esta forma, esta técnica serviría para la identificación de áreas elocuentes cercanas a la lesión, de manera que el cirujano sepa qué área va a tocar o preservar en el momento de la cirugía, además de permitirle valorar posibles déficits neurológicos que le puedan quedar al paciente post cirugía. Igualmente, puede ser usada en cirugías de malformaciones vasculares y en pacientes con epilepsia con alteraciones de los hipocampos.