El Instituto Roffo moderniza su equipamiento en el área de diagnóstico por Imágenes

Mayo 2018

Conversamos con Juan Mazzaferri, del Instituto Roffo de la Universidad de Buenos Aires respecto al equipamiento de este centro dedicado a la oncología. 

El Instituto Roffo de la Universidad de Buenos Aires está dedicado a la oncología, internando pacientes para operar, realizar quimioterapia y diagnóstico. Actualmente, el área de diagnóstico por imágenes, dirigida por Juan Mazzaferri, se mantiene en crecimiento y depende directamente de la dirección del hospital. 

En entrevista con Revista Diagnóstico, Mazzaferri enumera todas las metodologías con las que el servicio cuenta, empezando por una sala de Tomografía Computada Multislice, la cual posee un tomógrafo helicoidal multicorte Toshiba Aquilion 64, 5 estaciones de trabajo (1 Vitrea) y bomba para inyección de contraste EV Optivantage DH. 

A su vez, su sala de resonancia magnética cuenta con un RM Siemens Magnetom 3T, siendo este el último equipo adquirido por el hospital y que viene a acompañar un equipo cerrado de alto campo y estaciones de trabajo. 

Paralelamente, el Instituto Roffo cuenta con un sistema de PACS Carestream en funcionamiento desde hace más o menos un año, conjuntamente con un robot que les permite grabar cds y dvds y así contrarrestar el uso de placas. Según Mazzaferri, el sistema de PACS ha beneficiado mucho a la institución debido a su robustez y capacidad de almacenamiento de estudios. Este equipo, explica, fue adquirido a modo de alquiler, lo que otorga mucha facilidad, haciendo mucho más viable el tema del financiamiento mes a mes. “El hecho de alquilarlo permite ir incrementando la capacidad del PACS, las soluciones e ir ampliando en hardware y software sin que se refleje tanto en lo económico pero sí en la utilidad”, afirma. 

En el caso del recién adquirido Mammotome, este ha permitido liberar quirófanos, resultando en estudios más ventajosos desde el hecho que el paciente no es sometido ya a una cirugía, sino que se va caminando a su casa el mismo día del estudio sin tener que pasar por una anestesia, lo cual a su vez resulta en que cada vez son más los pacientes que pueden ser atendidos en menos tiempo de estudios. 

Igualmente, en el caso de quirófanos y UTI, el Instituto cuenta actualmente con un sistema de Rayos X Arco en C Philips modelo BV Endura 9”, equipo portatil rayos x GBA (UTI) y ecógrafo XARIO 100. 

En el caso de estudios específicos, Mazzaferri señala que el Instituto se enfoca más que todo en cuerpo, abdomen, pelvis y extremidades, para lo cual los equipos con los que cuenta son aprovechados al máximo por el personal y los pacientes. 

En cuanto a las proyecciones futuras, lo prioritario en este momento para aparatología en el Instituto es la digitalización de voz, un salto importante a vista de Mazzaferri, quien calcula que en los próximos tres meses ya será una realidad, mejorando significativamente la productividad del médico en relación al tiempo de informe y disminuyendo los errores de tipeo, anticipando una productividad aumentada en 30% durante los primeros seis meses de implementación. Igualmente, el próximo equipo a adquirir sería un nuevo tomógrafo para poder cubrir la actual demanda que cada día aumenta más. 

Para el Instituto Roffo la formación de su personal es importante, siendo que anualmente el hospital cuenta con jornadas de capacitación, se estimula la asistencia a congresos como por ejemplo el Congreso Argentino de Radiología en el cual participan todos los años y cada dos años es publicado un libro con las pautas de oncología de la institución, un texto al cual aportan todos los servicios y que se utiliza como modelo a seguir.