Philips América Latina se enfoca en llevar el cuidado de la salud a toda la región

Junio 2018

Conversamos con David Reveco Sotomayor, CEO para Philips en América Latina.

En los últimos años Philips a nivel global ha estado llevando a cabo una importante transformación estratégica para convertirse en una empresa enfocada en salud y bienestar.

Las cosas han cambiado significativamente y hoy día el rol de Reveco Sotomayor con respecto a Latinoamérica es trabajar para mejorar el acceso a la salud co-creando junto a aliados, organizaciones y clientes las soluciones de la industria de la tecnología de la salud: “Nuestra estrategia es muy simple: buscamos mejorar la vida de las personas a través de innovaciones significativas”, afirma, “Esto lo hacemos a través de un enfoque estratégico en el Contínuum de la Salud, dónde acompañamos a las personas en su ciclo de salud. No podemos pensar solamente en un elemento de este ciclo, como el tratamiento por ejemplo, debemos enfocarnos también en otras etapas como la prevención, el diagnóstico certero y el cuidado continuo en el hogar”.

La idea es intervenir en distintas etapas del día a día, viendo a la salud como un continuo, ayudando a las personas primero bajo un modelo de prevención y diagnóstico temprano para así lograr obtener una mejora en los resultados de salud, antes incluso que estos se conviertan en pacientes requiriendo de tratamiento invasivo que acarrea múltiples costos al sistema.

En diagnóstico por ejemplo, Philips se enfoca en lo que denomina First Time Right, diagnóstico certero desde la primera vez, lo que permite lograr una atención más eficiente para el paciente y determinar el curso de tratamiento adecuado utilizando robustos métodos de exploración, tecnología en radiología y calidad de imagen. Es un enfoque centrado en innovaciones significativas para ayudar a los equipos de imagenología, por ejemplo, a ofrecer el valor de un diagnóstico oportuno y seguro, a reducir la carga sobre el personal y el paciente, y al mismo tiempo que elimina las costosas pérdidas por reproceso.

“Trabajamos fuertemente para cambiar las deficiencias que presenta el sistema en la industria del cuidado de la salud” señala Reveco Sotomayor, identificando tres áreas de gran importancia en Latinoamérica. Primeramente, la personalización del cuidado. La evolución de las tecnologías ha traído consigo que las personas tengan mayor control sobre su salud, hay una convergencia mucho mayor entre el profesional y el paciente y cada vez se personaliza más esta área. La segunda que tiene que ver con la digitalización, la cual es fundamental para la industrialización del cuidado, “tiene que ver con cómo podamos tener un sistema de salud que sea mucho más eficiente, por ejemplo con el caso del diagnóstico, si es correcto a la primera vez generamos mayor eficiencia y competitividad en las instituciones hospitalarias, y la posibilidad de desarrollar un tratamiento personalizado lo que se traduce en mejoras para el paciente y el sistema”.

Mientras que el tercer punto, es el de promover una salud inclusiva. “Cuando miramos los principales países de Latinoamérica, estimamos que un 30% de la población no tiene acceso al cuidado de la salud, entonces la inclusión es fundamental para crear un sistema de salud más sostenible.

Si pensamos por ejemplo en las grandes urbes, el acceso a la tecnología es mucho mayor que en las zonas más remotas. En Philips no solo nos enfocamos en llevar las tecnologías más avanzadas a las áreas urbanas sino también debemos incrementar el acceso en las zonas remotas a través de soluciones de telesalud, por ejemplo, que permiten realizar exámenes médicos a distancia gracias a la digitalización. Para ello, Reveco Sotomayor se refiere a una solución que permite que en cualquier lugar del país uno pueda tomarse una muestra, con la seguridad de que un patólogo profesional pueda acceder a ella, analizarla e intercambiar datos desde cualquier lugar, permitiendo así el acceso a personas en zonas remotas a diagnósticos que agilicen su tratamiento, para los casos que lo requieran."

“Creemos firmemente que la mayor adopción y uso de tecnología dentro del sector del cuidado de la salud tiene un impacto ya que permite mayor acceso sin importar donde se encuentra el paciente. La tecnología realmente es ese puente y por eso en América Latina nuestra estrategia está centrada en innovaciones que optimizan la personalización, industrialización y finalmente la inclusión del sistema de salud”, afirma Reveco Sotomayor.

“Regresando al tema de diagnóstico como ejemplo, en América Latina esto presenta una problemática importante: personas. que se tienen que repetir pruebas de diagnóstico en múltiples ocasiones, información poco accesible y atrasos en la atención que llevan al colapso de los centros de diagnóstico. Nuestro concepto de diagnóstico certero a la primera vez conlleva un uso más eficiente de los recursos y una mejora en el flujo de trabajo en el entorno sanitario. Todo ello supone un notable avance en el sistema de salud y, sobre todo, una mejora en la calidad asistencial y el bienestar de los pacientes, fin último de los sistemas de salud.”