Aneurisma micótico de la aorta: lo que el radiólogo debe conocer.

Por María José Gutiérrez Vallecillo, Ernestina María José Gentile.

Febrero 2020

Autores:

María José Gutiérrez Vallecillo1

Ernestina María José Gentile1 

1 Department of Radiology 
Hospital Italiano de Buenos Aires, 4190 Perón, Buenos Aires, Argentina 

Conflicts of interest: none. 

Contact: María José Gutiérrez Vallecillo1
e-mail: mariaj.gutierrez@hospitalitaliano.org.ar
Telephone number: +54926- 4411 - 6071

Ernestina María José Gentile1
e-mail: ernestina.gentile@hospitalitaliano.org.ar
Telephone number: +54911 - 3952 - 7276

 

1-Introducción:

Dar a conocer los hallazgos relevantes por angiotomografía multislice (ATMS) de los aneurismas micóticos de la aorta abdominal.

2- Presentación del caso:

Se presenta el caso de un paciente masculino de 78 años con antecedente de hipertensión arterial e infarto agudo de miocardio. Fue internado por fiebre, a probable foco urinario, leucocitosis y rescate positivo en hemocultivo de E. Coli, con pobre respuesta al tratamiento antibiótico. Por lo cual se le realizó estudio de ATMS con hallazgo de aneurisma micótico de aorta abdominal (Figura 1, 2 y 3). Posteriormente fue sometido a exclusión endovascular del aneurisma con colocación de stent (Figura 4 y 5). 

3-Discusión:

Los aneurismas micóticos de la aorta abdominal hacen referencia a cualquier aneurisma que surja en forma secundaria a una infección (1). La prevalencia es de 0,7% a 2,6%. Staphylococcus, Streptococcus y bacilos gram negativos son los gérmenes comúnmente involucrados (2). Es menos frecuente que los hongos sean causantes de esta afección(3). El traumatismo vascular ya sea iatrogénico o autoinducido en pacientes adictos a drogas por vía parenteral es el responsable de más de la mitad de aneurismas infectados(4). Otros factores predisponentes son: endocarditis bacteriana, extensión de un foco séptico (abscesos, osteomielitis), diseminación hemática de émbolos sépticos a los vasa vasorum, neoplasia, alcoholismo, terapia corticoide, quimioterapia, diabetes y otras condiciones inmunosupresoras(1). Los aneurismas micóticos de la raíz aórtica y del seno de Valsalva se han asociado con endocarditis infecciosa, válvula aórtica unicúspide o bicúspide y válvula aórtica protésica infectada(1). Actualmente se presenta en pacientes con debilitamiento de la pared arterial por infección de la misma y en pacientes ancianos con aneurismas arterioscleróticos sobreinfectados (5). Se produce una arteritis infecciosa con la consiguiente debilidad de la pared, rotura y formación de un pseudoaneurisma. Los pacientes suelen presentar fiebre con dolor torácico o dolor abdominal y masa pulsátil en caso de compromiso de la aorta torácica o abdominal, siendo la última la habitualmente afectada. La ATMS es el método por elección que permite no sólo el diagnóstico sino también la planificación del tratamiento. Los aneurismas micóticos muestran generalmente una morfología sacular de contornos irregulares en más del 90% de los casos y menos frecuentemente fusiformes y presentan un diámetro de 1 a 11 cm(1). Los hallazgos de aortitis son además pared arterial irregular, edema, gas y masa de tejidos blandos peri aórticos. Puede presentar realce con el contraste homogéneo o heterogéneo si desarrolla necrosis. La pared arterial adyacente al aneurisma infectado puede presentar calcificación(6). En ocasiones se asocia a destrucción del cuerpo vertebral, absceso del psoas e infarto renal(1). El tratamiento de elección es quirúrgico / endovascular, asociado a antibioticoterapia prolongada(2).

4:Conclusión:

El aneurisma micótico aórtico es una entidad rara y potencialmente letal. El diagnóstico clínico suele ser tardío y la falta de tratamiento o el retraso en el mismo se asocia con alta morbi-mortalidad por hemorragia o sepsis. De ahí radica la importancia de los métodos por imágenes, como la ATMS, que es el “gold standard” en el diagnóstico de esta patología y proporciona una excelente representación vascular para la planificación del tratamiento. 

Bibliografía:

1.    Restrepo CS, Ocazionez D, Suri R, Vargas D. Aortitis: Imaging Spectrum of the Infectious and Inflammatory Conditions of the Aorta [Internet]. Vol. 31, RadioGraphics. 2011. p. 435–51. Available from: http://dx.doi.org/10.1148/rg.312105069

2.    Mariano N. Mycotic Abdominal Aortic Aneurysm due to Streptococcus Pneumoniae [Internet]. Revista Argentina de Cardiología. 2013. Available from: http://dx.doi.org/10.7775/rac.v81.i1.1242

3.    Sörelius K, di Summa PG. On the Diagnosis of Mycotic Aortic Aneurysms [Internet]. Vol.12, Clinical Medicine Insights: Cardiology. 2018. p. 117954681875967. Available from: http://dx.doi.org/10.1177/1179546818759678

4.     Massaguer S, Pagès M, Sánchez M, Real M, Ayuso JR, de Caralt TM, et al. Características por TC de los aneurismas micóticos [Internet].

    Vol. 45, Radiología. 2003. p. 43–9. Available from:  http://dx.doi.org/10.1016/s0033-8338(03)77848-5

5.    Jiménez-Hernández RM, Albarrán-González C, Arribas-Jiménez A. Mycotic Aneurysm of the Aortic Arch [Internet]. Vol. 58, Revista Española de Cardiología (English Edition). 2005. p. 993–4. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/s18855857(06)60386-1

6.    Lee W-K, Mossop PJ, Little AF, Fitt GJ, Vrazas JI, Hoang JK, et al. Infected (mycotic) aneurysms: spectrum of imaging appearances and management. Radiographics. 2008 Nov;28(7):1853–68