La consolidación de un proyecto en digitalización de imágenes

Por Pablo Manzotti.

Octubre 2011

El Servicio de Diagnóstico por Imágenes del Instituto Alexander Fleming durante los últimos años llevó adelante el desarrollo del proyecto de digitalización junto a la empresa Visual Médica. Revista Diagnóstico dialogó con el doctor Daniel Mysler, médico a cargo del Servicio de Diagnóstico por Imágenes del Instituto, y médico del servicio de Diagnóstico por Imágenes del Hospital Italiano de Buenos Aires acerca del proyecto y desarrollo digital del área en la que se desenvuelve.

¿Cómo se llevó adelante el proceso de digitalización del área durante estos tres años?

Lo primero que intentamos ver fue la productividad que tenía el servicio y las posibilidades de crecimiento a corto y mediano plazo y, en base a ese primer diagnóstico, cuáles eran los requerimientos de acuerdo a las posibilidades económicas del lugar.

En principio, en el instituto, contaban con un pequeño PACS de Visual Médica que se limitaba al almacenamiento de imágenes y visualización en un monitor. Con el equipo de profesionales médicos en conjunto con la empresa, fuimos desarrollando un proceso de modificación integral que permitió la visualización de los exámenes en todos los pisos, la incorporación de varias estaciones de trabajo, la instalación de un sistema robotizado de grabación de DVD. El último avance fue la digitalización de mamografía y radiología con lo cual se transformó todo el sector a digital indirecto. Este proceso se pudo consolidar a partir del trabajo con ICR que es una empresa que se fusionó en el país con Visual Médica y Rayos Pimax, y así pudieron encontrar la solución completa de digitalización a un servicio de diagnóstico por imágenes de mediana complejidad como es éste.

¿En qué instancia se encuentra el proyecto, actualmente?

Estamos en la última etapa de este primer paso que es digitalizar por completo el servicio e incorporar todo al sistema PACS. Solo quedan por incorporar los equipos de ecografía y la digitalización final del equipo de radioscopía. Con este paso se cierra el primer ciclo, la primera meta que era lograr tener todo digitalizado y almacenado. Se pueden ver en todos los pisos todos los exámenes que se realizan en el momento e incluso escuchar el informe médico preliminar. Este es el primer servicio totalmente digitalizado en el Instituto y la idea es continuar avanzando, ya que toda la institución se encuentra en proceso de digitalización de la historia clínica y el objetivo es avanzar con la rotalidad del sistema (HIS)

¿Cómo llevan adelante el trabajo interdisciplinario desde el servicio?

En el Instituto Fleming, por sus particulares características, siempre se trabaja de manera interdisciplinaria. Hay varios ateneos en los que participan los medicos imagenólogos. Por ejemplo, los lunes, es el ateneo de mama en que se discuten todas las consultas de cáncer de mama que fueron atendidas en la semana previa. Los días martes se lleva adelante un comité de tumores, en el que se exponen los casos de difícil manejo tanto diagnóstico como terapéutico y donde el médico a cargo del paciente, pone a consideración de todos los médicos participantes los posibles caminos a seguir.

¿Cómo fue el impacto en el flujo de pacientes en estos tres años de desarrollo?

Nosotros estábamos convencidos de que se trataba de un servicio que tenía una posibilidad de importante crecimiento. Y también que si se acompañaba con mejoramiento tecnológico, capacitación técnica, administrative y con calidad médica e institucional, tenía altas chances de éxito. La realidad es que eso dio sus frutos mucho más allá de lo esperado, habiéndose convertido en un servicio de diagnóstico completo con casi 3000 prestaciones mensuales.

¿Cuáles serían los proyectos a mediano plazo en términos de incorporación de soluciones médicas y tecnología?

Nuestra idea es convertirlo en un servicio de imágenes integral para el oncólogo donde se deberían incluir en algún momento resonancia magnética y aquellos exámenes que resulten imprescindibles para la especialidad.

¿Cómo fue durante estos tres años y cómo es actualmente, la relación entre la empresa Visual Médica y el personal profesional médico en pos de la optimización del servicio y tecnología en este proyecto en desarrollo?

Con la empresa Visual Médica hemos tratado de hacer una especie de ida y vuelta, donde nosotros aportamos nuestro conocimiento sobre imágenes y sobre las soluciones digitales y ellos nos aportaron todas las variables y mejoras que vienen produciendo en material de software y hardware. La empresa se fue desarrollando a la par nuestra: investigando, mejorando los protocolos y la velocidad de procesamiento de imágenes.

¿Fueron permeables a que ustedes plantearan sus necesidades y miradas?

Siempre. Y siempre desde Visual Médica, esas necesidades, fueron escuchadas, analizadas y, a mediano o a corto plazo, muchas de ellas satisfechas. Hoy estamos en el proceso de mejoramiento del área de mamografía que para ellos es un nuevo desarrollo muy importante, en el que están trabajando fuertemente. Se están incorporando todas las herramientas tanto para visualización, diagnóstico como para mejoramiento de la calidad de la imagen. Se están aplicando y probando software para mejorar la definición en casos particulares y con herramientas para facilitar la tarea del profesional.