Teleradiología

Por Ezequiel Domb.

Diciembre 2012

Refinamiento de modalidades actuales y Teleconsulta: las herramientas en imágenes diagnósticas para el futuro


¿Cómo se involucró en teleradiología?

Fue por mi lugar de trabajo, cuando me mudé a Australia. En Sudáfrica era radiólogo en práctica privada, y solo practicaba radiología general, no teleradiología. Aun para trabajo nocturno, íbamos al hospital o esperábamos allí, pero cuando me mudé a Australia, empecé a trabajar con teleradiología. No fue una elección, sino una casualidad.

¿Cree que este campo es la respuesta al creciente uso de imágenes diagnósticas y la escasés de radiólogos? ¿Se puede aplicar a todas las modalidades de imágenes diagnósticas?

Sí, se puede aplicar a todas las modalidades diagnósticas. Ese es el primer punto, y lo hacemos todos los días. Por supuesto no se puede aplicar a radiología intervencionista, aunque si hay que hacer un informe de la intervención, siempre puedes hacerlo el día siguiente desde tu casa. ¿Pero eso es el futuro de radiología? En el país en el cual vivo, y probablemente en ciertas partes de Argentina, algunas regiones de Brasil y otros países hay grupos de radiólogos concentrados en áreas metropolitanas, pero también hay personas y hospitales fuera de esas ciudades, sí, eso es parte de la cuestión.

Pero solo hacer teleradiología es insuficiente, también hay que hacer visitas. Yo visito un pueblo cada dos semanas por un día y hago procedimientos médicos. Hago inyecciones guiadas por ecografía y por CT, realizo aspiraciones, y también enseño allí. Por si misma, la teleradiología es la mitad de la solución, pero si se combina con visitas de radiólogos se convierte en una solución muy útil.

Voy a algunos lugares, como por ejemplo, el noroeste de Australia y me quedo por una semana. Allí hago procedimientos durante el día y por la noche enseño. La semana siguiente voy a otro lugar por tres días y hago lo mismo, y si se combinan las dos herramientas se logra un resultado muy positivo.

Por supuesto que los pacientes que necesitan procedimientos en casos de emergencia se trasladan a las ciudades. Si el radiólogo solo va una vez cada dos semanas o una vez al mes, casos emergentes tienen que recibir tratamiento en las ciudades. Hemos mencionado que personas en lugares remotos, e incluso la mayoría de casos críticos van a las ciudades. En Australia si alguien está gravemente enfermo, hay un servicio de aviones ambulancias, que se llama el Servicio Real de Médicos en Vuelo (Royal Flying Doctor Service). Trasladan a los pacientes a Perth, Sydney o Melbourne, cualquiera de las ciudades principales, para que no tengan que hacer procedimientos de emergencia en hospitales pequeños. En los pueblos los pacientes reciben su tomografía computada y los médicos envían los informes mientras los pacientes son trasladados a las ciudades para recibir sus tratamientos.

¿Cómo se integra la teleradiología que usa imágenes digitales con placas y otras técnicas antiguas?

Ha terminado la época de placas. Algunas de las clínicas y hospitales pequeños en Australia aún no tienen radiología digital, pero escanean las placas y las envían por email. Nosotros leemos las placas escaneadas inmediatamente, pero solo es el informe preliminar, y cuando llegan las placas las miramos en el negatoscopio. De los 50 centros donde realizamos informes, solo 6 ó 7 usan placas hoy en día. Lentamente todo el mundo está implementando radiología digital, CR o DR. Una de las razones por las cuales cambian es porque mandamos los informes remotamente.

¿Es relevante la teleradiología en todo el mundo, o es especialmente importante en algunas áreas? ¿Tiene aplicaciones en Latinoamérica? ¿Ha sido implementada en esta región?

Creo que es relevante en todo el mundo, especialmente para trabajar en horas extra, en casos de que no haya residentes radiológicos disponibles. Hay mucho trabajo que se puede hacer en esos casos con la teleradiología.

Hay también muchas empresas hoy en día que generan informes en horas extra para otras partes del mundo, como NightHawk, por ejemplo, que tiene sus oficinas en Sydney y producen informes de noche para algunos hospitales norteamericanos. El sistema es muy eficiente, pero todas las imágenes tienen que ser reinterpretadas en la mañana.

Ese no es un problema para nosotros ya que nuestro equipo está en todas partes del mundo, sus informes son suficientes para nosotros. No tenemos que reinterpretar las imágenes porque todos nuestros médicos son radiólogos quienes han sido entrenados en Australia, y están acreditados en los hospitales en los cuales trabajamos, sin importar donde estén ni de dónde son.

Esta modalidad es para el trabajo cotidiano. Creo que es aplicable para lugares donde hay altos niveles de concentración en las ciudades y poblaciones rurales que necesitan las soluciones que brindan imágenes diagnósticas. Hay 10 ó 15 países en el mundo con ese perfil, entre ellos varios en Latinoamérica.

¿Qué respuesta le daría a personas a las cuales les preocupa la confidencialidad de pacientes y seguridad de las imágenes?

Trabajamos en un ambiente protegido con firewalls. La confidencialidad se cuida en la organización con los mismos estándares que se usan en Latinoamerica. No hemos tenido ningún incidente de filtraciones de información confidencial ni tampoco un intento de hacerlo. Cuando enviamos emails con imágenes para consultar segundas opiniones solo identificamos el paciente por su número en nuestro sistema, nunca por su nombre. Es un ambiente seguro, tan seguro como podría ser en este momento. Seguramente alguien en alguna parte del mundo podría entrar al sistema, pero tendrías que preguntar “¿por qué?” No hay muchas personas que querrían hackear el sistema solo por gusto. Creo que hay otros lugares más interesantes para hacerlo y no hay dinero vinculado con imágenes médicas. Australia tiene normas muy estrictas con respecto a confidencialidad y tenemos que adaptarnos a los estándares de nuestro sistema médico, al igual que en otros países, como por ejemplo Argentina. El sistema que usamos tiene esos estándares ya integrados.

¿Qué habilidades y herramientas tiene que podrá aplicar a su mandato como Presidente de la Sociedad Internacional de Radiología? ¿Adquirió alguna de estas habilidades en su trabajo como teleradiólogo?

La habilidad que más aplicaré en mi mandato en la SIR será principalmente la comunicación, porque la meta central de la Sociedad es comunicarse con el mundo de la radiología, y a lo largo de muchos años que vengo trabajando en la sociedad (que empezó en Buenos Aires en el año 2000 cuando fui elegido en el directorio por primera vez) he podido conocer a muchas personas en todo el mundo, que me ayudarán para cumplir mi misión en la Sociedad Internacional de Radiología. 

Otra de las metas principales de la sociedad es la asistencia a los países subdesarrollados, lo cual se hace con la ayuda del mundo desarrollado. Lo que me ha enseñado la Teleradiología es que hay un papel para Teleradiología en el mundo en desarrollo. Se puede llevar más allá con el concepto de Teleconsulta, que es cuando no hay que informar sobre cientos de casos, sino solo los problemas. Alguien con menos habilidad y experiencia está en contacto directo con el paciente y otra persona, por ejemplo yo, puede ser el médico referente para varios lugares a la vez.  Ver veinte imágenes, una de cada lugar, y decir simplemente “si” o “no” o quizás sugerir otras posibilidades o recomendar que se trate el paciente inmediatamente.

La teleradiología es para el día a día, pero en situaciones en la cuales no hay un radiólogo, donde las imágenes son obtenidas por un técnico, y sólo hay un médico en el pueblo que no es experto en radiología, las tele consultas pueden tener un papel importante. La Tele Consulta, en mi opinión, es la manera en la cual podemos elevar el nivel de cuidado médico en áreas remotas. Será uno de los puntos que implementaré en mi mandato como presidente.

Además de teleradiología, ¿cuáles son las tendencias emergentes en radiología e imágenes diagnósticas?

Hoy en día se usan imágenes de varias modalidades, imágenes personalizadas e imágenes de precisión, tal como hemos observado en el Congreso Internacional de San Pablo 2012. Esas son tendencias que continuarán en los lugares desarrollados del mundo: Norteamérica, las partes más desarrolladas de Sudamérica, entre ellas Buenos Aires, en Europa y en Australia. Nos alejaremos de la tendencia de realizar todos los estudios posibles y hacer el diagnóstico a medida. El algoritmo está adaptado para cada paciente individual. Creo que esa tendencia continuará.

En relación a las distintas modalidades del diagnóstico por imágenes, creo que hay un gran futuro para la expansión de ecografía en la imagenología general, sencillamente porque no tiene radiación y porque es muy fácil aprender si se posee entrenamiento médico. Cuando se realiza una ecografía de la pelvis, hay cosas claras que se deben observar y simples maneras de verlas. Así que la difusión de la ecografía junto con la radiografía tiene que ser una tendencia en el mundo en desarrollo. La Federación Mundial de Ecografía está investigando esto junto con la Sociedad Internacional de Radiología.

Con otras modalidades, ¿quién sabe que nos espera en el futuro? Cosas nuevas se discuten y descubren todos los días. Pero además de la fusión de imágenes de diferentes modalidades, creo que las modalidades actuales cambiarán mucho. Seguramente tendremos más resonancia magnética de 3 Teslas. ¿Serán el nuevo estándar de Resonancia Magnética?  Creo que no, porque consideraciones económicas lo influenciarán. Seguramente veremos más cortes en Tomografías Computadas. Creo que la mayor tendencia será el refinamiento de las modalidades actuales más que el desarrollo de nuevas modalidades, porque el alcance aún no es suficiente. Es muy difícil traducir lo que se produce en los centros de imágenes en grandes universidades a uso práctico, especialmente si requieren tecnología y máquinas costosas. Tenemos herramientas muy buenas combinando radiografía, ecografía y resonancia magnética. Si lo podemos combinar con medicina nuclear, y especialmente si lo podemos combinar con información bioquímica y genética estaremos muy bien posicionados. El refinamiento de herramientas, la disminución de dosis, especialmente en Tomografía Computada, la investigación de nuevas secuencias para Resonancia Magnética y especialmente la disponibilidad masiva de ecografía serán las modalidades del futuro.
¿Pero quién sabe qué nuevas técnicas emergerán? Una nueva modalidad que no usa radiación siempre tendrá un futuro, pero en mi opinión, la ecografía es la clave. La ecografía es una herramienta especialmente importante porque no tiene radiación nociva y es relativamente económico. El problema con ecografía es que la persona que interpreta el estudio tiene que conocer a la persona que la lleva a cabo, y conocer su técnica y sus preferencias, porque hay muchas variables en el ultrasonido. Todos tienen que estar conectados para poder entender los estudios.

¿Qué serán los papeles de GO RAD y GO –ED en el futuro? ¿Cómo impactarán educación y el proceso de compartir información en el futuro?

GO RAD y GO-ED están diseñados, pero no son usados con frecuencia en el mundo en vías de desarrollo. Nuestras estadísticas indican que la mayoría de usuarios de GO RAD son de Norteamérica, solamente debido al número de personas allí, pero si se toma como porcentaje de estudiantes de radiología, también tiene los porcentajes más altos, porque allí se concentran los entrenamientos. Esa es la razón por la cual se seleccionan los artículos para la página.

Está emergiendo un uso nuevo para GO RAD, que es muy interesante. Es una “filtración” de artículos que son útiles para el aprendizaje y el entrenamiento. En el mundo en desarrollo hay un futuro brillante para el uso de GO RAD y GO-ED. 

GO-ED ha empezado a tratar la cuestión de los tuberculosos. Estudiando radiología en África, la tuberculosis es algo que conocido, pues se ve todos los días. Es necesario que esas imágenes puedan ser leídas por personas que no hayan tenido un entrenamiento extenso, y allí es donde apunta ese módulo y donde otros módulos que estamos desarrollando podrán ayudar. La expansión del programa que hemos trabajado para alinearlo con las prioridades de la Organización Mundial de la Salud, y en la medida que incorporemos otros módulos básicos será una gran colección de material para la enseñanza y el aprendizaje para alguien que no tiene mucho acceso a los libros, pero si tenga una conexión a internet, aunque sea lenta. La clave es que la información ya está filtrada. En Google buscando “tuberculosis” salen 100 millones de páginas de internet, pero en la parte de tuberculosis de GO RAD, todo está concentrado allí mismo. Así que creo que los dos programas tiene un futuro brillante.