viernes 1 julio, 2022
banner agfa

Tecnología Codonics Safe Label System

Tecnología Codonics

Safe Label System: un sistema etiquetado de jeringas de doble chequeo que reduce a 0 los errores de administración de fármacos en el quirófano.

Actualmente la compañía Codonics, comprometida 100% con la seguridad del paciente en una cruzada por salvar vidas, promociona el nuevo Safe Label System (SLS); un sistema de seguridad que por su diseño exclusivo ayuda a etiquetar correctamente y a ver claramente en el quirófano la información de los fármacos contenidos en las diferentes ampolletas, lo que evita poner al paciente en riesgo a causa de una aplicación errónea de medicamentos.

Revista Diagnóstico estuvo dialogando con Alvaro Baintrub, Business Director Latinamerica & Caribe de Codonics, quien habló sobre el SLS, su funcionamiento y su utilidad en la práctica médica.

¿Cómo surgió esta iniciativa y se generó el vínculo con Codonics?

Codonics es una empresa familiar que comenzó en el área del Diagnóstico por Imágenes, contando en la actualidad con más de 20 años de experiencia y 25 mil equipos instalados en más de 200 países, por lo que se puede afirmar que todo hospital importante del mundo seguramente tiene algún equipo nuestro.

El Massachusetts General Hospital (Hospital donde se realizó el 1er procedimiento en la historia de la anestesia) en conjunto con Harvard Medical School desarrolló el prototipo de un sistema de seguridad en anestesia para reducir los errores en la medicación y la administración de drogas en el quirófano. Codonics fue seleccionada entre muchas y muy prestigiosas empresas para producir y comercializar de forma exclusiva este producto a nivel mundial y tras dos años de perfeccionamiento de esta tecnología, en el 2011 obtuvo la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration).

¿A qué problemática responde el Safe Label System?

Según la recientemente firmada en Helsinki, Declaración de Seguridad en Anestesia del Paciente, de la Sociedad Europea de Anestesia, cada año en el mundo 230 millones de pacientes reciben anestesia debido a procedimientos quirúrgicos mayores, de los cuales 7 millones sufren severas complicaciones debido a dichas cirugías, y un millón muere. También declaran que los Hospitales deben tener protocolos seguros en el etiquetado de jeringas.

Cuando las etiquetas son muy pequeñas por el tamaño de las ampolletas, es muy difícil identificar con el ojo humano el medicamento que contienen, por lo que puede haber confusiones en el quirófano a la hora de cargar y etiquetar las jeringas, lo que deviene en posibles errores al suministrar las drogas que puede llegar a ser nocivo para la salud del paciente.

En el quirófano se reúnen 3 factores críticos y únicos: se administran las doras más peligrosas, primero se inyecta y luego se prescribe y además se administran en bolo intravenoso, lo que hace que esta práctica conlleve los más estrictos cuidados que el ser humano y la tecnología puedan combinar.

En Estados Unidos existen, regulados por la FDA, un número unívoco para cada droga y concentración que se llama NDC (National Drug Code), el cual se coloca en las etiquetas de los diferentes envases e identifica el contenido del mismo. También, existe regulado por las normas ISO, un código de colores con el cual los anestesiólogos están muy familiarizados en su uso, y les sirve para reconocer según el color qué tipo de efecto produce o qué tipo de droga es la que está contenida en el vial.

SLS es un sistema que reduce los errores mencionados a 0. Esta tecnología cuenta con un lector de código de barras, donde el profesional toma un medicamento del cual no puede ver el nombre y la concentración del producto claramente, y la máquina le muestra en una pantalla plana el color correspondiente al efecto de la droga y su nombre y concentración, sirviendo como una gran lupa que agrega los colores de las normas ISO en anestesia. Además, un parlante lee en voz alta el nombre y concentración de la droga como un segundo chequeo.

En cada quirófano o sector donde se preparan las jeringas de la bandeja de anestesia debe ir uno de estos artefactos.

¿Cuál es el papel del SLS en la producción de las etiquetas?

Lo mencionado anteriormente hace parte de la mitad del sistema, la otra mitad es un software que va a farmacia el cual se llama administration tool, donde el jefe de farmacia va a generar y editar el formulario, o lista de drogas, su concentración, los colores de las drogas y de las etiquetas.

Todas nuestras etiquetas cumplen con los estándares de The Joint Comission, proporcionando la información completa de la droga, a saber: las iniciales de quién la preparó, puesto que el profesional se identifica con un código de barras sin el cual la máquina no funciona; fecha y hora de preparación y de expiración, nombre de la droga y concentración.

En este punto, el jefe de farmacia va a decidir si a una determinada droga le va a permitir disolución o, si la dilución es obligatoria, informará con qué se va a diluir y los porcentajes con los cuales está permitido. En el caso de una droga que no esté en el formulario con la autorización correspondiente y las claves, el profesional puede imprimir etiquetas en blanco, por ejemplo: si hay algún anestesiólogo que viene con el equipo de un cirujano muy particular que opera cada 15 días y usa una droga distinta a la del hospital, a esta persona se le da permiso para imprimir una etiqueta en blanco con el color correspondiente para que con un marcador indeleble coloque el nombre de la droga.

¿Cómo es el paso a paso para hacer una etiqueta?

En general, existen dos tipos de procedimientos comúnmente realizados en los hospitales: quienes cuentan con más recursos tienen rollos de cinta con los colores de las normas ISO y sobre ellos con un marcador indeleble ponen las iniciales de la persona que lo preparó, la hora y la fecha de preparación, el nombre de la droga y la concentración. Sin embargo, también es muy común en algunos hospitales que directamente en una cinta adhesiva de quirófano, el profesional con marcador indeleble ponga el nombre a la droga y la concentración. En ambos casos es realmente muy fácil confundirse.

Con el SLS lo que se hace es abrir el vial, escanearlo, ver que la información coincida con la sustancia contenida y confirmados los datos proseguir con la impresión, mientras se imprime la etiqueta la persona carga la jeringa; finalmente se pega la etiqueta autoadhesiva y se deposita la jeringa en la bandeja, continuando con otra nueva preparación.

¿Este equipo cuenta también con una herramienta de audio?

Una vez que el profesional ve en la pantalla de touch screen toda la información que se suministró con el código de barras, hay una grabación de audio que confirma el nombre de la droga. También está la opción de implementar un nivel mayor de seguridad, en el cual previamente a imprimir la etiqueta, la máquina pide que se confirme si la información de la pantalla coincide con la droga. También puede leerse nuevamente la jeringa ya etiquetada antes de administrar la droga por la línea IV, mediante el código de barras datamatrix impreso en la etiqueta por el SLS.

Todas estas utilidades confirman que el SLS no es una etiquetadora, es un Sistema de Seguridad.

¿Cuánto tiempo demora todo el procedimiento de hacer la etiqueta?

El Harvard Medical School en conjunto con el Massachusetts General Hospital realizó un Time Motion Poster, en el cual se demuestra que los tiempos de etiquetado con el SLS se reducen drásticamente a comparación de los métodos habituales.

El proceso de imprimir una etiqueta posee diversas variables, nosotros tenemos dos prácticas que invitamos a seguir en los hospitales: proponemos que en el quirófano donde se hace la muestra se recojan del tacho de la basura todas las etiquetas, las jeringas usadas y se revise cuántas cumplen con todos los requisitos que pide The Joint Comission; el segundo es que se tomen los tiempos de cómo se hacen las cosas hoy y luego de adoptar SLS o probarlo en una Demo.

Tras pedir una demostración clínica observamos como los errores con el SLS bajan a 0, los tiempos de etiquetado también disminuyen. Tenemos procedimientos para medir en las demos, los posibles errores etiquetado de una droga diferente a la cargada y como SLS los evita.

¿Por qué van primero al quirófano?

Comenzamos con el quirófano porque es donde nosotros creemos que se puede generar un cambio drástico en salvar vidas; las estadísticas muestran que es un área donde se puede mejorar mucho; en el quirófano se administran las drogas más peligrosas y de manera diferente que en cualquier otro sector: primero se administran y luego se hace la prescripción, además se aplican de forma intravenosa directamente y no en gotas, así que las equivocaciones pueden traer consecuencias fatales, donde es demasiado tarde para que el profesional pueda hacer algo al respecto.

En Latinoamérica no todos los países tienen la droga con el código de barras en la ampolla, en casi todos los casos está en el envase secundario como en la caja; por eso nuestro primer foco son aquellos hospitales que ya están re-rotulando. En sí el SLS es un verificador electrónico que implementa tecnología de código de barras para eliminar significativamente los errores humanos más comunes con los fármacos en los quirófanos. Un excelente ejemplo es el Hospital Albert Einstein de Sao Paulo, en donde re-rotulan 1 millón de monodosis de medicamentos al mes, desde una aspirina hasta morfina. En este momento se encuentran evaluando clínicamente nuestro SLS.

¿Para qué se imprime un código de seguridad en la jeringa (datamatrix)?

 Hay tres cosas que se pueden hacer con esto:

  1.  Próximamente se va a implementar en el software un paso más en seguridad, donde una vez están las jeringas en la bandeja, justo antes de inyectarlas se pueden volver a escanear, apareciendo la información en una pantalla grande y una voz que confirma los datos para luego suministrarlas.
  2. El SLS permite poner etiquetas a las vías que están con el paciente, cada una con un color correspondiente al día de la semana, por lo que permite identificar con facilidad si alguna vía no se cambió.
  3. Una muy buena ventaja del código de barras datamatrix es que se puede integrar con los sistemas de reportes electrónicos de anestesia (Anesthesia Information Management Systems), abreviando más de 10 pasos en cada administración de fármaco en el quirófano. Simplemente se escanea el código datamatrix de la jeringa y se reporta solo cuántos CC se administraron.

¿Cómo ha sido la aceptación médica?

En general, todo hospital grande ya ha tenido un juicio de mala praxis por un error en anestesia o una complicación severa, con lo cual los hospitales y las altas autoridades están muy comprometidos con el tema y por eso es muy aceptado. Luego los anestesiólogos se sienten respaldados por SLS lo que les da mayor seguridad en su práctica y tranquilidad de que no se cometió ningún error cuando regresan a su casa. En farmacia también ha sido muy bien recibido, dado que son ellos los responsables de las drogas más estrictamente controladas hasta que se administren.

Artículos relacionados

Agfa en la JPR 2022

Diego Colusso, gerente de Producto de Agfa Brasil nos hizo un recorrido por el stand de AGFA en la JPR 2022. En la JPR están...

Carestream en la JPR 2022

En el stand de Carestream nos recibieron Miguel Nieto, presidente de Carestream Health Latinoamérica e Irineu Monteiro, General Manager y Country Business Manager para...

JPR 2022: inscrições abertas para congressistas e visitantes

A 52ª Jornada Paulista de Radiologia (JPR 2022) segue com inscrições abertas! Membrosativos da Sociedade Paulista de Radiologia (SPR) podem se inscrever gratuitamente até20...

¿Qué es la Ciberseguridad en Salud?

La ciberseguridad en el cuidado de la salud implica la protección de la información y los activos electrónicos contra el acceso, uso y divulgación...

Seguinos

2,319FansMe gusta
1,308SeguidoresSeguir

MÁS LEIDOS