domingo 25 septiembre, 2022
banner agfa

Estudios coronarios de alta complejidad

Entrevista a Paola Kuschnir

El diagnóstico por imágenes a nivel cardiaco es una de las especialidades de mayor crecimiento en el último tiempo. De la mano del desarrollo tecnológico, los profesionales de la salud han conformado grupos multidisciplinarios para abarcar el área de trabajo.

Revista Diagnóstico dialogó con la médica cardióloga Paola Kuschnir, del equipo de angio-tomografía coronaria multislice del Centro de Diagnóstico Dr. Enrique Rossi en Asociación con el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) para adentrarse en los pormenores de una labor que crece progresivamente en demanda y que eleva el nivel de la certeza diagnóstica.

¿Cómo es el estudio de tomografía coronaria que realizan en la institución?

El estudio que llevamos adelante con el equipo de trabajo se denomina angio-tomografía coronaria multislice.

Se realiza con un tomógrafo de 64 detectores y el posprocesamiento se lleva adelante en una workstation, ambos equipos de marca Philips.

La workstation es muy avanzada, sobre todo para estudios coronarios ya que cuenta con una amplia variedad de aplicaciones y herramientas.

El estudio consiste en la adquisición de las imágenes, que se realiza en el momento en que el paciente está acostado en la camilla, y luego el post-procesado, que es la tarea más compleja y profunda, ya que es lo que permite acercarnos a un mejor diagnóstico.

Se basa, fundamentalmente, en los análisis de las imágenes que son axiales en MPR curvo y análisis longitudinal del vaso.

Esto es algo exclusivo que posee la tecnología Philips y que permite ver al vaso como si estuviese estirado, lo que facilita el diagnóstico, porque permite la observación de toda la luz y la pared del mismo, en cada punto de interés.

¿Cuáles son las condiciones óptimas para la realización del estudio?

El pilar fundamental del estudio es que el paciente llegue bien preparado.

Por esa razón nosotros tratamos de acercarnos a los médicos de cabecera e intentamos transmitir la idea central: el control de la frecuencia cardiaca.

Esto es fundamental para poder hacer una buena adquisición de imágenes, dado que el estudio se gatilla por el electrocardiograma.

Lo ideal es que lleguen con alrededor de setenta latidos por minuto o menos.

Con pacientes que poseen arritmias, este proceso puede interferir en la adquisición. Por eso, si se trata de arritmias crónicas con fibrilación auricular, directamente desaconsejamos realizar este estudio.

Puesto que Philips tiene una ventaja en el software, cuando el paciente posee extrasistoles, la tecnología permite eliminarlas manualmente y reconstruir las imágenes mejorando su calidad.

Asimismo, aquellos pacientes que no estén bien betabloqueados y no posean ninguna contraindicación al respecto, se los puede betabloquear con medicación intravenosa momentos antes del estudio.

El estudio se inicia cuando el paciente entra en un box y se le coloca un acceso venoso para la inyección del contraste, y tres electrodos para obtener el registro electrocardiográfico.

Una vez que se recuesta en la camilla lleva los brazos estirados hacia atrás (esto es algo que parece menor pero es muy importante ya que hay pacientes con problemas articulares a los que les cuesta mucho o, directamente, no pueden realizar este movimiento) y tiene que tener capacidad de contener la respiración aproximadamente por unos diez segundos.

¿Qué tipo de contraste se utiliza?

El contraste es yodado pero de baja osmolaridad, que es el que más protege la función renal y es el mismo que se utiliza en angiografía convencional.

¿Qué promedio de estudios por mes realizan?

Estamos llevando adelante unos veinticinco estudios por mes. Es interesante percibir como ha crecido exponencialmente el pedido de estos estudios, sobre todo en los últimos seis meses.

¿Cómo se conforma el equipo de trabajo?

Trabajamos radiólogos y cardiólogos conjuntamente, porque en el mismo momento de la adquisición de las imágenes de las coronarias también se adquiere la del tórax, que es una información complementaria que otorgamos al paciente y al médico de cabecera.

Esto se debe a que hay aproximadamente un 40 por ciento de hallazgos extra cardiacos y extra coronarios en este tipo de pacientes.

En el trabajo conjunto del Centro de Diagnóstico Rossi y el ICBA hemos conseguido el equilibrio ideal que la mayoría de los servicios anhelan.

Esto es, un centro radiológico que se asocia con uno especializado en patologías cardiovasculares, integrando la hemodinamia, la cardiología clínica y las imágenes.
Cada integrante del equipo aporta su conocimiento y práctica específica y posibilita que el estudio sea más rico.

Realizamos un interrogatorio muy completo al paciente, le pedimos que traiga sus estudios anteriores y tratamos que no se vaya solo con una gran cantidad de información, sino con una buena interpretación clínica.

Realizamos estudios a pacientes con patologías muy distintas: muchos llegan derivados por sus médicos porque tienen síntomas coronarios o estudios funcionales que arrojaron resultados equívocos.

También se realizan estudios previos al procedimiento de ablación de fibrilación auricular para conocer la anatomía de las venas pulmonares, a pacientes que ya tienen realizadas angioplastias para comprobar el estado de los stents y a otros que van a ser sometidos a este procedimiento, para ayudar a predecir su factibilidad.

Es creciente la indicación de este estudio a pacientes que serán sometidos a cirugía valvular, reemplazando en un considerable porcentaje de casos al cateterismo invasivo.

¿Cómo llegan los datos a las workstations?

Esos equipos están conectados al tomógrafo por cables de red y las imágenes se reciben en formato DICOM.

¿Están trabajando en un proyecto de investigación?

Tenemos a todos los pacientes cargados en una gran base de datos, lo que nos otorga una casuística muy importante.

La ventaja de la alianza con el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires es además la posibilidad de correlacionar los resultados de las imágenes de tomografía con la angiografía invasiva.

Actualmente, estamos comparando las estenosis coronarias por tomografía y hemodinamia (incluyendo en algunos casos ultrasonido intravascular), evaluando la anatomía de las venas pulmonares pre-ablación, y un tercer estudio comparativo de la anatomía valvular aortica y de la aorta por tomografía y ecografía transesofagica en pacientes con insuficiencia aortica pre operatorios.

Artículos relacionados

Asociación Colombiana de Radiología, una asociación con todas las letras

El Dr. Luis Alberto Cruz Vázquez es el presidente actual de la Asociación Colombiana de Radiología, Médico Radiólogo Intervencionista. Empezó la especialidad en el...

Tomografía Computada y Molecular Imaging de GE Healthcare en JPR 2022

João Paulo Souza es el Líder de Molecular Imaging (MI) y Computed Tomography (CT) para Latinoamérica en GE Healthcare. Dialogamos con él luego de...

Entrevista al Dr. Jorge Docampo

Me presento para aquellos que no me conocen, soy Jefe de Servicio de Neuroimágenes de la Fundación Científica del Sur, también soy médico de...

La vida dedicada a la docencia

La Dra. Beatriz González Ulloa inició sus pasos en el mundo de la radiología en el Centro Médico Nacional de Occidente en Guadalajara, México,...

Seguinos

2,319FansMe gusta
1,306SeguidoresSeguir

MÁS LEIDOS