jueves 26 mayo, 2022
banner agfa

Nuevos métodos no invasivos para diagnosticar la fibrosis hepática

Hasta hace unos años el método estándar para diagnosticar la fibrosis hepática era el utilizar la biopsia. Sin embargo, en los últimos 10 a 15 años esto ha cambiado y se han preferido métodos menos invasivos y con menores errores de muestreo. La Dra. Alejandra Camino, especialista en clínica médica y con especial enfoque en la investigación de la fibrosis hepática nos relata respecto a estos nuevos avances en el diagnóstico. 

La Dra. Alejandra Camino, magíster en biología molecular e investigadora en el ámbito de la fibrosis hepática explicó en entrevista con Revista Diagnóstico LA que, debido a los altos costos y múltiples errores de muestreo de la biopsia hepática, los profesionales de la salud y especialistas en el área han recurrido en los últimos años a utilizar y desarrollar otros métodos no invasivos para diagnosticar la fibrosis hepática, una enfermedad altamente prevalente en la actualidad. 

Dra. Alejandra Camino, Paula Zungri y Carolina Mariluis de DIM
Dra. Alejandra Camino, Paula Zungri y Carolina Mariluis de DIM

Es importante diagnosticar esta condición a tiempo puesto que en última instancia el devenir de la enfermedad puede dar lugar a injuria celular, disfunción hepática, desarrollo de cáncer en el hígado y eventualmente la necesidad de un trasplante. Se debe entonces poder establecer si un paciente tiene una enfermedad hepática crónica que, se sabe, puede evolucionar en fibrosis y cirrosis, pudiendo evaluarla a tiempo para proponer una terapia específica e incluso controlar ese mismo tratamiento. 

Como métodos para diagnosticarla en forma no invasiva y sin biopsia destacan los métodos serológicos, muchos de estos ya validados a nivel internacional, los cuales iluminan el camino a la hora de tomar la decisión y utilizar los métodos de imagen. Los métodos de imágenes son dos principalmente: Los que utilizan el ultrasonido como plataforma de evaluación y los que usan la resonancia magnética. 

Dentro de los métodos ultrasónicos, la Dra. Camino destaca el usado en el Centro de Diagnóstico y Clínica DIM en la provinicia de Buenos Aires al cual ella misma pertenece, siendo este el método que tiene un transductor especial de onda pura, que emite una onda de corte para dar lugar a un desplazamiento en el tejido hepático, el cual al ser blando y en conjunto con la velocidad con la que el hígado se deforma, conlleva a un módulo de elasticidad que por una ecuación específica lo convierte en un módulo de rigidez, midiendo en las unidades que se utilizan internacionalmente para todos los métodos no invasivos que evalúan la fibrosis: Los kilopascales. 

Para la utilización de este método ultrasónico el paciente ha de estar en ayuno de 8 horas y con el mismo se pueden evaluar dos segmentos hepáticos, presentando una mejoría en la evaluación del panel hepático con respecto a la biopsia, siendo que esta evalúa 1 en 500 mil partes del hígado, mientras que el método ultrasónico en cuestión evalúa 1 en 50 mil partes.

Otros métodos de imágenes son la resonancia magnética, la cual permite evaluar además de la fibrosis el componente de hierro y la cantidad de triglicéridos que tiene el hígado. En el Centro de Diagnóstico DIM contarían con un laboratorio patológico de imágenes donde se dispone del método ultrasónico por ARFI, por ultrasonido y de un laboratorio de resonancia el cual, por métodos multiparamétricos, hace posible evaluar el porcentaje de triglicéridos, el de hierro y de fibrosis. Así mismo, agrega la Dra. Camino que el método de resonancia magnética permite evaluar la totalidad del hígado a través de una metodología mecánica del panel hepático, con un dispositivo colocado en el paciente mientras este está dentro del resonador. “Esto también va a producir un desplazamiento del órgano y lo que se va a medir es el módulo de rigidez, con un software específico para cada una de estas condiciones, el hierro, los triglicéridos y también la fibrosis”.

Cualquiera de estos tres métodos por vía de resonancia, afirma la Dra. Camino, permiten establecer regiones de interés, siguiendo un método estandarizado y evitando áreas vascularizadas o de vasos grandes o vía biliar importante. 

La conjunción de estos métodos ultrasónicos o por resonancia magnética para medir específicamente la fibrosis hepática se denomina entonces elastografía hepática, mientras que los otros dos aspectos para medición de la grasa y del hígado son importantes como cofactores en el proceso fibrogénico. “La evaluación del paciente en forma global que nos permite la resonancia magnética es casi lo mismo en cuanto al goal standard con respecto de lo que es la biopsia”, explica la Dra. Camino, “la evaluación por resonancia magnética supera la evaluación que podemos hacer por ultrasonido, sobre todo por el área que podemos evaluar en la resonancia. En la resonancia evaluamos todo el hígado, mientras que en el ultrasonido podemos solamente observar dos áreas”.

Artículos relacionados

Encuesta de ciberseguridad de atención médica HIMSS 2021

Los incidentes de seguridad más importantes experimentados por todo tipo de organizaciones de atención médica suelen ser ataques de phishing o ataques de ransomware,...

Finlandia: el epicentro de la salud digital en Europa

Los datos ya han transformado múltiples sectores de la sociedad y tienen un gran potencial para mejorar el bienestar de las personas. La revolución...

7 características fundamentales que deben tener los sistemas RIS y PACS

Los adelantos en la tecnología han revolucionado de manera significativa nuestro mundo, y la radiología es una fiel exponente de ello. Hoy en día,...

¿Qué es la Ciberseguridad en Salud?

La ciberseguridad en el cuidado de la salud implica la protección de la información y los activos electrónicos contra el acceso, uso y divulgación...

Seguinos

2,319FansMe gusta
1,298SeguidoresSeguir

Más leidos