Qué podemos aprender contrastando el diagnóstico precoz de cáncer de mama entre Latinoamérica y Europa?

Octubre 2018

Durante el marco del 3er Breast Imaging Summit de GE Healthcare, realizado en Abril en Hotel Alvear de Buenos Aires, Diagnóstico conversó con la Dra. Ana Rodríguez-Arana del Hospital del Mar en Barcelona con respecto a las técnicas y programas de prevención de cáncer de mama en Latinoamérica y Europa.

La Dra. Ana Rodríguez Arana es responsable de la sección de radiología de mama del Hospital del Mar y Hospital de la Esperanza en Barcelona, España. Como parte de los participantes en el 3er Breast Imaging Summit de GE Healthcare en Buenos Aires, fue invitada para hablar de la mamografía con contraste en el circuito de diagnóstico rápido, explicando de qué manera encaja la nueva tecnología en la optimización de la atención y diagnóstico en cáncer de mama.

Hoy en día, el Hospital del Mar es uno de los cinco hospitales principales de Barcelona, cubriendo una población de 300 mil personas y contando con el programa de detección precoz más antiguo de la ciudad, siendo además el centro de referencia para el control de calidad de este programa en la ciudad.
El Hospital del Mar cuenta con una Unidad Funcional de Patología Mamaria en la que se diagnostican y tratan alrededor de unos 300 cánceres al año. El programa de detección precoz convoca alrededor de 80 mil pacientes, 80% de los cuales asisten a sus mamografías programadas cada dos años.

Para la Dra. Rodríguez-Arana, de nacionalidad colombiana, el tema del diagnóstico temprano y cómo puede mejorar este en Latinoamérica es sumamente importante. “Cuando me invitaron la idea era hablar un poco sobre mamografía con contraste en el circuito de diagnóstico rápido” señala, “mostrar cómo encaja toda la nueva tecnología cuando tratamos de optimizar la atención y el diagnóstico en cáncer de mama”.
Dado que en los países latinos el flujo de pacientes diagnosticados no es tan acelerado como lo es en Europa, se hace necesario discutir de qué manera acortar las diferencias y qué métodos pueden ser trasladados a Latam para lograr semejante producción de exámenes.
“La gran diferencia [con Latinoamérica] es que Europa tiene programas organizados y patrocinados por el sistema sanitario público para la detección precoz, es decir que el Estado subsidia todo el programa”, afirma, “casi en todos los países de Europa la medicina es pública y no privada, eso marca una diferencia. Nosotros  queremos diagnosticar la enfermedad antes que la paciente tenga síntomas y para eso se necesita hacer exploraciones a toda la población para detectar, en nuestros números, 6.3 cánceres por mil personas seguidas en el programa”.

Sin embargo, en Latinoamérica existe poca conciencia sobre medicina preventiva. Mientras que en los países latinos los estudios son hechos cuando la misma paciente va en busca de ellos, en Europa, según señala Rodríguez-Arana, es completamente lo contrario dado que se hace un llamado a las mujeres entre los 50 y 70 años, estando ahí la razón de los grandes volúmenes de cánceres descubiertos tempranamente.
“Es un sistema eficiente porque está pensado para tener resultados óptimos en calidad, cobertura, costes y más”, relata, “¿Por qué hacemos inicialmente una  mamografía y no una resonancia u otras exploraciones? Porque durante muchos años los países europeos estudiaron cuál era la forma más rentable de reducir la mortalidad por cáncer de mama y vieron que, realmente, lo que tenía un impacto definitivo era el programa de detección precoz de cáncer de mama y por eso los recursos van ahí. Yo también hago consulta privada, pero la base de nuestra práctica profesional es el programa de detección precoz”.

Para asegurar la calidad de este programa en nuestro centro, el personal que participa en él pasa por controles de calidad tres veces al año, con evaluaciones que dejan claro las fortalezas y debilidades de cada médico y técnico, cuántas pacientes recibe, el valor predictivo positivo de sus biopsias realizadas y más: “Es un sistema tan estructurado que es eficiente de por sí: Tiene un control de calidad, evaluación de resultados, optimización de recursos”.

Para Rodríguez Arana, hablando con los radiólogos latinoamericanos queda la duda respecto a dónde se encuentra la representación gubernamental en este sentido; “los comentarios a los radiólogos van en cambiar la mentalidad un poco, pasar de estar un paso después a uno antes (...) van por buen camino, la práctica profesional es buena, pero para que el diagnóstico en cáncer de mama se haga tienes que adelantarte y no esperar a que la señora consulte por un bulto, sino examinarla cuando aún esté asintomática”.
 

Biopsia por estereotaxia, nuevos equipos y las propuestas del uso de la mamografía y la resonancia magnética
El Hospital del Mar y el Hospital de la Esperanza, donde se desempeña Rodríguez Arana, cubren en conjunto alrededor de un cuarto de la población de Barcelona, el primero abarcando los barrios bajos de la ciudad y el segundo cubriendo dos distritos de la parte alta. En ellos, el staff cuenta con mamógrafos FujiFilm y General Electric. En el Hospital del Mar hay dos mamógrafos GE: Un Essential y un Pristina, además de una resonancia GE de 1.5 y una Siemens de 3 teslas, un ecógrafo Logiq7 de GE exclusivo para mama y un ecógrafo Esaote también usado para intervencionismo mamario.

Los dos mamógrafos GE, tanto el Essential como el Pristina, integran tomosíntesis, estereotaxia y mamografía con contraste, siendo una de las actuales tareas de la Dra., probar la aplicabilidad clínica de los nuevos software integrados al programa de detección precoz. Entre ellos, el nuevo prototipo de Estereotaxia del Senographe Pristina, recientemente instalado en el Hospital del Mar.

Al respecto, Rodríguez Arana explica que el mayor cambio viene por el software, puesto que el nuevo sistema integrado mejora la interacción con el médico que realiza la biopsia, mostrando avisos cuando hay riesgo de lesionar la pared torácica o acercarse demasiado a la piel, a la vez que permite al radiólogo más experimentado probar los límites del equipo en concordancia con su experiencia en intervencionismo mamario.
Las mejoras no terminan ahí, sino que llegan también en la imagen sintetizada de la mamografía 3D, y la optimización de los protocolos de reconstrucción.
Respecto a la promoción del uso de la resonancia en pacientes con riesgo de cáncer de mama la Dra. Rodríguez Arana señala que, ella también utiliza esta técnica en paciente con mamas densas o riesgo intermedio, ya que gracias a los protocolos de resonancia abreviados estas pueden ser hechas en diez minutos en lugar de 30 min. Sin embargo el hecho de que la resonancia magnética esté disponible en apenas 30% de los centros de diagnóstico hace que no sea una opción real para todos, sino para centros especializados.
En base a ello, Rodríguez recomienda como alternativa la mamografía con contraste, técnica que ha demostrado la misma sensibilidad y especificidad que la  esonancia magnética: “Si bien las pacientes de alto riesgo tienen que ir siempre a la resonancia, la mamografía con contraste es una alternativa en pacientes de riesgo intermedio para centros que no tienen resonador y también para optimizar los tiempos de diagnóstico en pacientes con sospecha de cáncer”.
Igualmente, la Dra. Rodríguez Arana considera que el PET mamario, es definitivo cuando se habla de enfermedad sistémica, en el tema de valoración locoregional continúa teniendo limitaciónes en tamaño, siendo el mínimo para el PET alrededor de 1 centímetro, en el Hospital del Mar estamos diagnosticando cánceres de 4, 5 ó 6 milímetros. “Está muy bien pensar en técnicas alternativas pero al día de hoy el PET es más una técnica para estadificación de enfermedad avanzada que para un diagnóstico locoregional”.
De tal forma, los avances en prevención y diagnóstico precoz en Latinoamérica van por un cambio de mentalidad, educación respecto a la importancia de la medicina preventiva y la implementación de programas eficientes y de acceso general.