jueves 6 octubre, 2022
banner agfa

Tuberculoma cerebral solitario: Hallazgos típicos en RM con difusión

Autores:

Carlos Romero, Daniela Grammático, Alejandro Cadena, Sebastián Lescano, Juan Pablo Ghisi, Juan Mazzucco, y Alejandro Ternak.

Lugar:

Servicio de Resonancia Magnética
Hospital Fernandez. Cerviño 3356 (C1425AGP) CABA

RESUMEN

Hombre de 39 años de edad con crisis comiciales generalizadas de inicio reciente y antecedentes de tuberculosis pulmonar tratada un año antes.
La  RM de cerebro evidencia, en topografía corticosubcortical frontal derecha, una lesión con baja señal en difusión, refuerzo en anillo, y moderado edema perilesional.
Bacilos tuberculosos fueron aislados del esputo, demostrando la radiografía y la TC de tórax lesiones compatibles con forma miliar de esta infección.
Dado el contexto clínico-epidemiológico las imágenes son compatibles con el diagnóstico de tuberculoma cerebral solitario.

SUMMARY

A 39 year-old man presented with a history of recent generalized seizure attacks. He had been diagnosed as having pulmonary tuberculosis 1 year previously and had been treated with anti-tuberculosis drugs.
Brain MRI revealed, in the right frontal lobe, a ring enhancing mass with perilesional edema  and decreased signal intensity on diffusion images.
Tubercular bacilli were detected in his sputum, moreover chest radiograph and  pulmonary CT Scan showed active tuberculous lesions with a miliary pattern. In this clinical context these MRI findings were compatible with brain tuberculoma.

INTRODUCCION

La tubeculosis representa un serio problema de salud pública para países de América Latina, Asia y Africa, siendo el tuberculoma cerebral solitario una rara manifestación extrapulmonar de ésta infección.

CASO CLINICO

Hombre de 39 años de edad con crisis comiciales generalizadas de inicio reciente y antecedentes de tuberculosis pulmonar tratada un año antes.
Bacilos tuberculosos fueron aislados del esputo, demostrando la radiografía y la TC de tórax lesiones compatibles con forma miliar de ésta infección.

Se realizó RM de encéfalo con gadolinio (Dotarem) a dosis usuales, en un equipo Signa 1.5T (GE Healthcare-Milwaukee-Wisc-USA), según el protocolo que sigue:

* Cortes axiales T2 FSE de 5mm con 2mm de intervalo
TR: 4000     TE:108Ef     MTX:512×192     NEX: 2     FOV:24×18

* Cortes axiales EPI para difusión de 5mm de espesor sin intervalo
TR:6000     TE:96/ef     MTX:160×160     NEX:1     FOV:40×40

*Cortes axiales FSET1 de 5mm con 2mm de intervalo sin y con contraste
TR:400     TE:14     MTX:256×160     NEX:2     FOV:24×18

En proyección córticosubcortical de la convexidad frontal derecha, se observa una lesión de configuración redondeada, cuyo contenido es heterogéneamente hiperintenso en T2FSE e isointenso en difusión. Nótese un halo hipointenso en ambas secuencias que concuerda con el refuerzo anular postcontraste.
No hay efecto de masa y la secuencia FSET2 demuestra área brillante perilesional compatible con edema vasogénico(no visible en DWI) de grado moderado.
En el contexto epidemiológico y clínico apropiado éstas alteraciones son compatibles con el diagnóstico de tuberculoma cerebral solitario.

DISCUSION

En un contexto de tuberculosis pulmonar la prevalencia de compromiso del SNC es inferior al 5%, porcentaje que se duplica en el paciente con SIDA y que puede representar la primera manifestación de su inmunodeficiencia.(4)

Solitario en hasta 2/3 de casos, el tubeculoma cerebral  es poco frecuente y suele dar síntomas solo cuando alcanza cierto volumen o si coexiste con menigitis tuberculosa de localización preferencial en cisternas de la base. (4 – 6 – 7 – 8)

La presentación clínica del tuberculoma es inespecífica, y hasta puede ser asintomático, destacando la alta prevalencia de crisis comiciales focales y/o cefaleas.Otro aspecto a considerar es la inusual complicación vascular asociada al tuberculoma, con arteritis, o más raro aún formación de un aneurisma séptico con manifestaciones clínicas de accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico respectivamente.  
(1 – 3 – 4 – 5 – 6 – 8 – 13 – 15 – 16 – 21 – 23 – 28 – 30)

El tubeculoma, producto de la diseminación hematógena del gérmen a partir de una lesión pulmonar activa o reactivada, está compuesto de caseum en torno del cual se genera reacción inflamatoria que determina la formación de una cápsula. Típicamente localizado en la unión entre corteza y sustancia blanca, se ubica con mayor frecuencia en el compartimiento supratentorial. Esta lesión de configuración nodular es hipoisointensa en T1, brillante en T2 , refuerza en anillo, con eventual anclaje meningeo, y presenta además una característica cápsula con baja señal en T2 y flair atribuida a la presencia de radicales libres. (4 – 5 – 6 – 7 – 8 – 26 – 27 – 33)

A diferencia del absceso piógeno o tuberculoso, y por su alto contenido en caseum, el tuberculoma cerebral es iso o hipointenso en difusión siendo el coeficiente de difusión aparente normal o alto. (1 – 2 – 10)
Al revisar la literatura se destaca la discordancia aún existente en relación con la señal del contenido del tuberculoma en T2 y difusión, e incluso algunos autores documentan áreas cálcicas visibles en TC. A priori es probable que tanto la señal como la densidad del tuberculoma sufran modificaciones a lo largo de su evolución, desde la fase aguda a la crónica. Este aspecto cronológico, probablemente modifique tanto la densidad como la señal del tuberculoma, y tal vez explique los datos discordantes publicados.
(4 – 6 – 7 – 8 – 10 – 18 – 19 – 20 – 27 – 29 – 30 – 33)

Como hallazgo auxiliar para el diagnóstico, la presencia de lípidos en la espectroscopia, junto con discreto aumento de la colina, resultarían sugestivos de tuberculoma cerebral. (1 – 11 – 14 – 22 – 25)

Ante una lesión cerebral que reuna éstas características, el algoritmo diagnóstico debe rápidamente conducir a la búsqueda de tubeculosis pulmonar activa. Se preconiza el tratamiento antibiótico específico reservando la exéresis para tuberculomas farmacoresistentes o que por su volúmen generen efecto de masa con riesgo vital. (4 – 5 – 7 – 8 – 9 – 12 – 13 – 14 – 19 – 24 – 29 – 31)

Excepcionalmente, y con mayor prevalencia en inmunodeprimidos, el tuberculoma es precedido de un foco de cerebritis constituido por microgranulomas confluentes y escasa reacción inflamatoria.
Tanto en TC como en RM el patrón de cerebritis es inespecífico; consiste en un área de edema en el seno de la cual hay refuerzo heterogéneo postcontraste.
(4 – 6 – 8 – 32)

También es inusual el absceso tuberculoso resultado de la liquefacción del caseum y conteniendo bacilos activos; su imagen tanto en TC como en RM con difusión es indistinguible de cualquier absceso piógeno.
(4 – 6 – 8 – 10 – 17 – 18 – 19 – 20 – 30 – 31)

CONCLUSION

Cuando la RM de cerebro evidencie una lesión nodular con anillo hipointenso en T2 y flair, edema moderado a leve, poco efecto de masa y baja señal en difusión el algoritmo diagnóstico deberá excluir tuberculosis pulmonar activa.

BIBLIOGRAFIA

1). Basoglu. OK., Savas. R., Kitis. KO.
“Conventional and DW-MRI of intracranial tuberculomas. A case report”
Acta Radiol 2002 Nov; 43 (6). 560 – 562

2). Batra. A., Tripathi. RP.
“DW-MRI and MRS in the evaluation of focal cerebral tubercular lesions”
Acta Radiol 2004 Oct; 45 (6): 679 – 88

3). Be NA, Kim KS, Bishai WR, Jain. SK.
“Pathogenesis of CNS tuberculosis”
Curr Mol Med. 2009 Mar; 9 (2): 94 – 99

4). Bousson. V., Brunereau. L., Meyohas. MC., et al.
“Imagerie Encéphalique du SIDA”
J Radiol 1999 80: 99 – 107

5). Ceylan.E., Gencer.M.
“Miliary Tuberculosis Associated with Multiple Intracranial Tuberculomas“
Tohoku J.Exp Med. 2005 205: 367 – 370.

6). Daniel RT., Henry PT., RajshekharV.
“Unusual MR presentation of cerebral parenchymal tuberculosis“
Neurology India. 2002 50: 210 – 211.

7). Desai. K., Nadkarni. T., Bhatjiwale. M., and Goel. A.
“Intraventricular Tuberculoma. -Case report-”
Neurol Med Chir(Tokyo). 2002 42: 501 – 503.

8). Fredj. M., Mrabet. H., Goudier. A., Mrabet. A.
“Les tuberculomes cérébraux”
Rev Neurol (Paris). 2003 159 (8 – 9): 795 – 798

9). Giese. A., Kucinski. T., Hagel. C., Lohmann. F
“Intracranial tuberculomas mimicking a malignant disease in an immunocompetent patient“
Acta Neurochir (Wien). 2003 Jun; 145 (6): 513 – 517

10). Gupta. RK., Prakash. M., Mishra. AM., et al.
“Role of DWI in differentiation of intracranial tuberculoma and tuberculous abscess from cysticercus granulomas-a report of more than 100 lesions”
Eur J Radiol 2005 Sep; 55 (3): 384 – 392

11). Gupta. RK., Vatsal DK., Husain N., et al.
“Differentiation of tuberculous from pyogenic brain abscesses with in vivo proton MRS and MT-MRI”.
AJNR. 2001 Sep; 22 (8): 1503 – 1509.

12). Haris M., Gupta.RK., Husain N., et al.
“Assessment of therapeutic response in brain tuberculomas using serial dynamic contrast-enhanced MRI.”
Clin Radiol. 2008 May; 63 (5): 562 – 574.

13). Idris. MN., Sokrab. TE., Arbab. MA., et al.
“Tuberculoma of the brain: a series of 16 cases treated with anti-tuberculosis drugs”
Int J Tuberc Lung Dis 2007 Jan; 11 (1): 91 – 95

14). Kaminogo.M., Ishimaru.H., Morikawa.M., et al.
“Proton MRS and DW-MRI for the diagnosis of intracranial tuberculomas.”
Neurol Res 2002 Sep; 24 (6): 537 – 543

15). Kaya. JM., Alliez JR., Bou – Harb G., et al.
“Tuberculous abscess of the cerebellum. A propos of a case”
Neurochirurgie 2001 Dec; 47 (6): 568 – 571

16). Kim. IY., Jung. S., Jung. TY., et al.
“Intracranial tuberculoma with adjacent inflammatory aneurysms.”
J Clin Neurosci 2008 Oct;15 (10): 1174 – 6

17). Kumar. R., Pandey. CK., Bose. N., Sahay. S.
“Tuberculous brain abscess: clinical presentation, pathophysiology and treatment.”
Childs Nerv syst 2002 Apr; 18 (3): 118 – 123

18). Lim. CC., Lee. W., Chng. SM., et al.
“DW – MRI in intracranial infections.”
Am Acad Med Singapore 2003 Jul; 32 (4): 446 – 449

19). Nisikawa. W., Takemoto. K., Sakamoto. S., et al.
“Two cases mimicking cerebral tuberculoma in MRI-DWI with difficult preoperative diagnosis.”
No To Shinkei 2006 Aug; 58 (8): 695 – 700

20). Oncul. O., Baylan. O., Mutlu. H., et al.
“Tuberculous meningitis with multiple intracranial tuberculomas mimicking neurocysticercosis: clinical and radiological findings.”
Jpn J Infect Dis 2005 58: 387 – 389

21). Poonnoose. SI., Singh. S., Rajshekhar. V
“Giant cerebellar tuberculoma mimicking a malignant tumour”
Nuroradiology 2004 46: 136 – 139.

22). Pretell. EJ., Martinot. C. Jr., Garcia. HH., et al.
“Differential Diagnosis between cerebral tuberculosis and neurocysticercosis by MRS.”
J of Comp Assit Tomog. 2005 29: 112 – 114

23). Ranjan. M., saritha. A., Mahadevan. A., et al.
“Cerebelllar tuberculoma presenting as haematoma-a case report”
Br. J. Neurosurg. 2009 Apr; 23 (2): 203 – 205

24). Rolinck – Werninghaus. C., Kotz. K., Magdorf. K.,
et al.
“Late clinical manifestation of cerebral tuberculomas in two children with tuberculous meningoencephalitis.”
Eur J Pediatr 2001 Nov; 160 (11): 645 – 648

25). Saini. KS., Patel. AL., Shaikh. WA., et al.
“MRS in pituitary tuberculoma”
Singapore Med J 2007 48 (8): 783 – 786

26). Sathyanarayana. S., Baskaya. MK., Fowler. M., et
al.
“Solitary tuberculoma of the cerebellopontine angle: a rare presentation.”
J Clin Neurosci 2003 Jan; 10 (1): 120 – 122

27). Sugimori. H., Saku. Y., Ibayashi. S., et al.
“Solitary Pontine Tuberculoma”
Internal Medicine 2002 41: 738 – 742

28). Tanioka. D., Abe. T., Ikeda. H., Kushima. M.
“A case of cerebellar tuberculoma”
No Shinkei Geka 2005 Sep; 33 (9): 919 – 923

29). Tsugawa. J., Inoue. H., Tsuboi. Y., et al.
“Serial MRI findings of intracranial tuberculomas: a case report”
No To Shinkei 2006 Mar; 58 (3): 225 – 230

30). Vidal. JE., Cimerman. S., da Silva. PR., et al.
“Tuberculous brain abscess in a patient with AIDS: a case report”
Rev Inst Med Trop Sao Paulo 2003 Mar – Apr; 45 (2): 111 – 114

31). Vidal. JE., Penalva de Oliveira. AC., Bonasser
Filho. F., et al.
“Tuberculous brain abscess in AIDS patients: report of three cases”
Int J Infect Dis 2005 Jul; 9 (4): 201 – 207

32). Vivek.J., and Pratibha.S.
“A bunch of grapes intracranial tuberculoma.”
Neurology 2002 59: 1111

33). Wasay. M., Kheleani. BA., Moolani. MK., et al.
“Brain CT and MRI findings in 100 consecutive patients with intracranial tuberculoma”
J Neurroimaging 2003 Jul: 13 (3): 240 – 247

Artículos relacionados

¿Qué sucede cuando un Master se encuentra con otros Masters?

Se produce un círculo virtuoso de crecimiento exponencial del conocimiento. Y eso exactamente es lo que sucedió el 22 y 23 de Agosto cuando más...

Philips MR 5300. No se trata solo de operaciones de resonancia magnética sin helio. Se trata de imágenes de excelente...

La resonancia magnética es la modalidad de diagnóstico por imagen más avanzada para el diagnóstico de partes blandas. El principal reto que tiene es...

Dr. Pedro Lylyk cuenta su experiencia con DALDE

Buenas tardes Doctor estamos aquí para entrevistarlo por las actualizaciones que Sagrada Familia realizó con relación a la ambientación y la seguridad del sector...

Utilidad de las Imágenes de Pared Vascular en la Hemorragia Subaracnoidea por Ruptura Aneurismática. Presentación de Caso Clínico

Pablo Diluca, Bárbara Giovinazzo, Pedro N. Lylyk, Ivan Lylyk, Pedro Lylyk. Se trata de una paciente femenina de 69 años con antecedentes personales de HTA,...

Seguinos

2,319FansMe gusta
1,308SeguidoresSeguir

MÁS LEIDOS