sábado 25 mayo, 2024
suscribete al newsletter

Imágenes permiten evidenciar enfermedad cardíaca en un hallazgo arqueológico

Corazones preservados que datan de finales del Siglo XVI y a principios del Siglo XVII fueron examinados usando modernas técnicas de imagen.

El uso de la RM y la TC, los investigadores fueron capaces de identificar las diferentes estructuras del corazón, como las cámaras, válvulas y arterias coronarias.

La placa y la aterosclerosis se encontraron en tres de los corazones conservados, lo que lleva a los investigadores a creer que las condiciones de salud de hoy en día existían en el pasado.

CHICAGO – Los investigadores que utilizan modernas técnicas de imagen en los corazones de más de 400 años de edad que se encuentran en un sitio arqueológico fueron capaces de aprender acerca de las condiciones de salud de las personas enterradas allí, según un nuevo estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norte America (RSNA).

Los arqueólogos con el Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas excavando el sótano del convento de los Jacobinos en Rennes, Francia, desenterraron varias tumbas que datan de finales del Siglo XVI o principios del Siglo XVII.

Entre los objetos descubiertos en las criptas de las familias de clase elite eran cinco urnas de plomo en forma de corazón. Dentro de cada urna era un corazón humano conservado. Un equipo de radiólogos, entre ellos uno con formación en medicina forense, fue llamado para examinar los corazones. Investigadores adicionales, incluidos los médicos forenses, arqueólogos, médicos y físicos patológicos, fueron traídos de la Antropología Molecular y Síntesis de Imagen y el Instituto de enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

El equipo de investigación utilizó RM y la TC para obtener imágenes clínicas de los corazones. Si bien las imágenes eran impresionantes, debido a los materiales de embalsamamiento utilizados para preservar los corazones, muy poca información sobre la salud se podría obtener.

Tratamos de ver si podíamos conseguir información sobre la salud de los corazones en su estado embalsamado, pero el material de embalsamamiento lo hizo difícil, dijo el autor del estudio, Fatima-Zohra Mokrane, MD, radiólogo en Rangueil el Hospital Universitario de Toulouse en Francia. Teníamos que tomar las precauciones necesarias para llevar a cabo la investigación cuidadosamente con el fin de obtener toda la información posible.

El equipo de investigación limpió cuidadosamente los corazones, retiró el material de embalsamamiento. La resonancia magnética y la tomografía computarizada estaban reformadas. En la nueva serie de imágenes de la TC, los investigadores fueron capaces de identificar las diferentes estructuras del corazón, como las cámaras, válvulas y arterias coronarias. Una vez que el tejido fue rehidratado, los investigadores fueron capaces de identificar los músculos del miocardio con resonancia magnética. Técnicas clásicas, como la disección, estudio externo y la histología, también se utilizaron para examinar los tejidos del corazón.

Un corazón apareció sano y no mostró signos de enfermedad. Tres de los corazones mostraron signos de enfermedad, como la placa se encuentra en las arterias coronarias. El quinto corazón había sido mal conservado y, por lo tanto, no podía ser estudiado.

Dado que cuatro de los cinco corazones estaban muy bien conservados, hemos sido capaces de ver signos de afecciones cardíacas actuales, tales como la placa y la aterosclerosis, dijo el Dr. Mokrane.

Durante la excavación, los arqueólogos y el equipo de investigación también descubrieron que el corazón de una sola había sido retirado por los hombres más tarde identificado por una inscripción en una de las urnas de plomo como Toussaint Perrien, Caballero de después de su muerte y más tarde enterrado con su esposa, Luisa de Quengo, Señora de Brefeillac, cuyo cuerpo preservado también se encontró en el sitio.

Era común durante ese periodo de tiempo para ser enterrado con el corazón de un esposo o esposa, dijo el Dr. Mokrane. Este fue el caso con uno de nuestros corazones. Es un aspecto muy romántico para los entierros.

Los co-autores en el estudio son Rozenn Colleter, Ph.D., Sylvie Duchesne, Ph.D., Ramiro Moreno, Ph.D., Anou Sewonu, Ph.D., Hervé P. Rousseau, Ph.D., Eric Crubezy, MD, Ph.D., Norbert Telmon, MD, Ph.D., y Fabrice Dedouit, MD, Ph.D.

suscribete al newsletter

Artículos relacionados

Clínica Alemana de Santiago refuerza atención de pacientes complejos

Buscando la mejora continua e ir a la vanguardia en el cuidado de la salud de los pacientes, Clínica Alemana de Santiago adquirió un...

Cómo tratar una imagen médica cada 3 segundos durante 8 horas

En el mundo de la medicina en constante evolución, los avances tecnológicos nos han llevado a un punto en el que la Inteligencia Artificial...

11 de Abril Día Internacional de la Enfermedad de Parkinson

A nivel global, el incremento de la esperanza de vida ha resultado en poblaciones cada vez más envejecidas. Este fenómeno ha llevado, a su...

CASIS – IA para cardioimágenes

La Dra. Laura Dragonetti, especialista en imágenes cardíacas, compartió su experiencia en el último RSNA y durante su visita al stand del software CASIS...

Seguinos

2,319FansLike
1,324FollowersFollow

Más leidos